Tras la publicación en el períódico L’Auto de la convocatoria para el primer Tour, el día 19 de enero de 1903, Henri Desgrange fue dando a conocer aspectos como el reglamento, modo de participación, costes de inscripción, etc. Pasada la euforia inicial llegan los momentos de duda, de miedo al fracaso. Los colaboradores de Desgrange realizan los primeros reconocimientos de las rutas, y llegan los primeros informes sobre carreteras en mal estado, con hoyos considerables y fango. En los caminos y pueblos por los que ha de transitar poca luz y muchos perros vagabundos. Un panorama sombrío.

Las primeras inscripciones se resisten y Desgrange modifica algunas cosas: la duración, que pasa de un mes a 19 días, el precio de la inscripción se fija en 10 Francos, las jornadas de reposo serán de una a  tres después de cada etapa, los que abandonen en una etapa podrán seguir en carrera pero fuera de la clasificación final. La cuestión es facilitar un número suficientemente digno de participantes. Seguir leyendo