No sé que pensareis vosotros, ni sé tampoco si es justo o no lo que diré, pero lo haré hablando del caso de Benoni Beheyt. Me refiero a la tiranía de los líderes, en el ciclismo y también en otros deportes, a la hora de intentar acaparar todo el protagonismo, toda la gloria, a costa algunas veces de otros corredores que están en mejor forma que ellos y que merecen ganar.

Me centro en un caso que me ha impactado. El de Benoni Beheyt y su victoria en el campeonato del mundo de 1964, en Ronse (Bélgica) . Seguir leyendo