En el post anterior, que titulé “Los clavos del Tour” escribí sobre alguna de las malas prácticas que se usaron para ganar, o como mínimo evitar que otros ganaran, en aquellos Tour de Francia de principios del siglo pasado.

Sorprendido, seguí leyendo sobre este oscuro tema, pensando que no podía haber nada que superase lo anterior. Pero, como muchos otros aspectos en este mundo del  ciclismo, siempre hay espacio para el asombro o la estupefacción.

El protagonista, Paul Duboc, y curiosidades del Tour de 1911

Paul Duboc . Veneno en el Tour

Paul Duboc

Paul Duboc fue un ciclista francés, nacido el 2 de abril 1884, y que entre 1907 y 1927 ejerció como ciclista profesional. Ganador de una etapa del Tour en 1909  y cuarto clasificado en la edición de ese año, se presentó al Tour de 1911 en un buen estado de forma.

Como bien recordarás, en esas primeras ediciones de la Grande Boucle la clasificación de los participantes se llevaba a cabo a partir de los puntos y no a partir de tiempos de llegada. El número de participantes eran muy inferior al actual, y ese año compitieron 37 en la categoría de ciclistas patrocinados y 67 en la de corredores sin equipo. Curiosamente los primeros podían recibir comida y bebida en los puntos de control mientras que los segundos no.   

La edición del Tour de 1911. ¿Que pasó?

En esa edición, que se corrió entre el 2 de julio y el 30 de julio de 1911, con un recorrido de 5.343 km y que constaba de 15 etapas, se llegó a los Pirineos tras 8 etapas.  Gustave Garrigou llegaba como líder sólido aunque tras la victoria de Paul Duboc en la octava etapa la diferencia de puntos se había reducido.  Empezaban los Pirineos y la etapa que iba a realizarse, la novena, era la ruta entre Perpiñán y Luchon, pasando por el Portet d’Aspet, con 289 km.  Finalmente esa novena etapa representó una nueva victoria de Duboc, y le dio un fuerte impulso en la clasificación, colocándose se colocó segundo tras Garrigou

Todo esto a la espera de la décima etapa, Luchon -Bayona 329 km, y el paso por  el Peyresourde, el Aspin, el Tourmalet y el Aubisque,  que parecía tenía que ser bastante decisiva.  Visto como se desarrollaban las cosas Duboc tenía un buen pronóstico para llegar a superar al líder, pero en el Aubisque, ya más o menos cerca de la meta de Bayona, empezó a sentirse mal. Paró a un lado de la carretera y, vomitando y con diarrea, fue preso de grandes dolores. Las normas eran estrictas, nada de ayuda  externa a los corredores,  a pesar de que un médico se encontraba entre el público en ese tramo. Tras una hora de dolor y la ayuda de un miembro de su equipo, la Français – Diamant, que pudo darle un remedio, pudo volver a subirse a la bicicleta para continuar, acabando a más de tres horas del primero y ya sin opciones por la general.

Gustave Garrigou. Veneno en el Tour

Gustave Garrigou, imagen de la Bibliothèque nationale de France.

Actualmente se cree que François Lafourcade tuvo algo que ver en este asunto, pero en 1911 las sospechas recayeron sobre su principal rival, Garrigou. Este fue amenazado, y la organización del Tour le tuvo que poner un guardaespaldas. Además cuando Tour pasó por la ciudad natal de Duboc, Garrigou se tuvo que disfrazar para pasar inadvertido.

Lo extraño del caso hizo intervenir al mismísimo Henri Desgrange, que al oler el interior del bidón de Duboc llegó a decir que olía a te.

En la jornada de descanso del 21 de julio un médico examinó al corredor y fue taxativo, “ha sido envenenado“.  No obstante las investigaciones que se llevaron a cabo no fueron concluyentes, y no se encontró causa clara ni culpable. Con el paso de los años las sospechas han apuntado a Françoise Lafoucarde, pero eso tampoco está claro porque él abandonó en la cuarta etapa.

¿Hubiera ganado Duboc el Tour ese año?, pues no lo sabremos nunca  ¿Fue objeto de un envenenamiento?, pues tampoco lo sabremos nunca. Pero ahí queda la historia, para contarla. 

 

 

 

Más información:

Quién fue Paul Duboc 

El Tour de ese año 

Más información : Les petites histories de la Grande Boucle  Jean Damien Lesay. Editions Chistera

Un saludo ciclista.

Xavier Obis

Psicólogo, community manager, ciclista aficionado…

¡Me apasiona el ciclismo, la lectura, porqué no unirlo todo!

¿Cuánto te ha gustado?
[Total: 2 Average: 4]