Que el Tour es un icono para Francia es más que evidente. Forma parte de su ADN y lo usan fantásticamente en su afirmación como país y en la promoción turística de los diferentes Departamentos por donde pasa.

Prueba de su fortaleza es que ha superado dos guerras mundiales, largas y duras, muy duras, que podrían haberlo enterrado definitivamente.

Pero no fue así, afortunadamente en ambos casos supieron sobreponerse al desastre y unir fuerzas para seguir adelante.

La guerra

El año 1939 representa el inicio del conflicto bélico cuando la Alemania nazi ataca primero a Polonia, en septiembre de ese año, y ocho meses después, en mayo inicia su ataque contra Bélgica, Holanda y Francia . En junio de 1940 París es ocupado, el gobierno de Vichy decide colaborar con el invasor y firma un armisticio con Alemania. A resultas de eso Francia queda partida en dos, mediante una línea que no puede franquearse sin autorización del ocupante. El Tour peligra.

Los años de muerte y de penurias van pasando y es poco conocido que hubo  un intento de organizar un sucedáneo de Tour en 1942.  A pesar de la negativa de Goddet, director del periódico l’Auto, presionado por los alemanes para que volviera a organiza una edición del Tour, y dar así una falsa apariencia de normalidad, el diario France Socialiste organizó una prueba de 6 etapas, con la visto bueno del jefe del gobierno de Vichy, en la que corrieron principalmente belgas y franceses y ganó François Neuville. Una prueba que según dicen las crónicas fue un desastre y que nunca más se volvió a organizar.

El renacimiento tras la segunda guerra mundial.

El 25 de agosto el ejercito aliado entra en París y lo libera. A lo largo de toda la guerra L’Auto, dirigido de Jacques Goddet, a la vez presidente del Tour, había seguido publicándose. Con la liberación los bienes del diario, acusado de haber publicado comunicados de las fuerzas de ocupación, son intervenidos. Aparece en escena, no obstante, un nuevo actor importante l’Equipe.

La preocupación de Jacques Goddet le lleva a decir a Jean Capdeville, la persona encargada por el Gobierno de administrar los bienes de l´Auto, “Si el no se reemprende enseguida, no colaboraré más”. El mensaje es transmitido por André Kaouza, alcalde de París al Gobierno, quien reacciona dando todas las facilidades.

Tres organizaciones toman el control de la situación y la misión de hacer renacer el Tour, la Societé du Parc de Prince, Le Parisien Liberé y L’Equipe. Kouza pasa a ser Presidente del Tour y Goddet su Director General, con la ayuda de Félix Lévitan y Manchon, director deportivo. Todo esta listo para el reinicio, previsto para el día 25 de junio de 1947.

Renné Vietto

René Vietto. Foto Eric Reed

El panorama de ese Tour de 1947

Francia es un país socialmente muy tocado, la escasez de alimentos es aún patente y las cartillas de racionamiento son vigentes. Muchos pueblos y carreteras han sido destruidos o se encuentran seriamente dañados. El tejido industrial, entre el que se encuentra la fabricación de bicicletas y componentes, está también muy afectado.

Pero pese a a ello el Tour obtiene todo el soporte para su renacimiento, y Manchon piensa ya en disponer de 150 bicicletas, 100 para la carrera y 50 como recambios, y consigue todo el avituallamiento necesario, una tonelada de carne, 800 kg de azúcar y plátanos, 250 pares de ruedas, 2000 neumáticos, 6000 bidones ….. y también todo lo imprescindible para la organización, 30 coches, 9 motos, 7 camiones, un autocar….

Finalmente el dia 25 de junio se da la salida a un Tour de 21 etapas y 4642 km, esta vez con 10 equipos, cinco de ellos nacionales y cinco regionales. Un Tour que como decía Jacques Goddet en la editorial del Equipe de ese día, es el Tour del “Acto de fe”.

El desarrollo de la prueba

Fue un Tour difícil, por el agobiante calor de ese verano, por el estado general de las carreteras y también por el estado de forma de los corredores. En la primera jornada de descanso, 29 corredores han abandonado ya. Un edición en la Jean Robic, a la postre ganador, y Renné Vietto serían los protagonistas.

http://www.bikeraceinfo.com/photo-galleries/rider-gallery/robic-jean.html

Jean Robic . Foto http://www.bikeraceinfo.com

Algunas anécdotas son :

  • ¿Sabías que Édouard Fachleitner, que acabaría segundo tras Robic a 4 minutos, estuvo 15 minutos descansando bajo un árbol en la tercera etapa debido a terrible sol que caía ? 
  • ¿Sabías que Pierre Brambilla, tercero en esa edición, fruto del desánimo enterró la bicicleta en su jardín la noche de la última etapa y pensó en cambiar de trabajo? Pero no lo hizo, al día siguiente ya estaba desenterrándola y dándole brillo y grasa. 

Al final todo salió bien, seguramente mucho mejor de lo que Goddet había podido prever tal y como estaba todo.

Fuente de la información : Jean-Paul Brouchon Raconte les Merveilleuses histories du Tour de France (1903-2003) Editions Jacob-Duvernet.

Más información : Imágenes de Jean Robic

Xavier Obis

Psicólogo, community manager, ciclista aficionado…

¡Me apasiona el ciclismo, la lectura, porqué no unirlo todo!

¿Cuánto te ha gustado?
[Total: 1 Average: 5]