Raymond Poulidor cicilista francés

Raymond Poulidor

Raymond Poulidor, el eterno segundón, el pupas del ciclismo, el desafortunado. Estos son algunos de los adjetivos con que a menudo se asocia la figura de este ciclista francés que seguramente, como en otros muchos casos, tuvo la mala fortuna de coincidir con un fuera de serie, como fue Jacques Anquetil.

Hoy voy a contar algunos casos de su conocida mala suerte.

Les Boucle de la Seine 1960

Les Boucles de la Seine era una prueba ciclista, creada en 1945 por el periodista Georges Pagnoud y Albert Baker d’Isy, bajo el patrocinio del diario Ce Soir, un nuevo ejemplo de la importancia del sector en el ciclismo.

Al final en la edición de ese 1960, tras los 282 km y las 7 horas y 8 minutos, la victoria es para Marcel Rohrbach seguido de Poulidor.

¿Podria haber ganado Poulidor? Muy posiblemente, si hubiera sabido que no bastaba con llegar primero a la meta del velódromo del Parque de los Príncipes si no que además tenia que dar otra vuelta.

Campeonato del mundo de Karl-Marx Stadt 1960

Un joven y recién incorporado al profesionalismo Poulidor es seleccionado por Francia para participar en esta edición del campeonato del mundo. Poco conocido y siguiendo los consejos de Antonin Magne, Poulidor se mantienen en el pelotón . A treinta km del final la prueba está con tres franceses, Rohrbach, Graczyck y Poulidor en cabeza, y con dos minutos de ventaja respecto a los perseguidores.

En ese momento el neumático trasero, tubular, de Poulidor se sale de la llanta (lo había tenido que enganchar el mismo antes de la prueba debido a la ausencia de mecánico en el equipo). La asistencia le presta la bicicleta de recambio de su compañero Rohrback, pero esta es una Peugeot, lo que hace enfadar a Magne, porque su pupilo corre para Mercier.

Al final le dan una bicicleta de esta marca y Poulidor entra quinto.

Quizás si Francia hubiera llevado un mecánico habría ganado. Qué mala suerte.

Raymond Poulidor un ciclista marcado por la mala suerte

Tour de France 1964.

Al inicio de la prueba los pronósticos para la victoria final están al 50% entre Anquetil y Poulidor. A medida que esta se va desarrollando esto no está tan claro, hasta ocho corredores, incluido Bahamontes, están entre los diez primeros. Llega una etapa en la que tras subir el col de Vars, el Restefond, Levens y la Turbie el ganador tiene que demostrar que es el mejor en el Estadio Luis II.

Jacques Anquetil encabeza el grupo a la entrada al Estadio, y Poulidor se lanza al esprint y lo supera en la línea de meta.

Se para,  levanta los brazos y ve que Anquetil y los demás siguen a toda velocidad, como locos. Otra vez Poupou ha olvidado que no solo basta con cruzar la meta una sola vez.

Pero no acaban aquí sus desgracias en ese Tour. Recordarás que ese año hubo una anécdota referente a Anquetil.  La profecía de una mago decía que en esa etapa, en la que subían el En Valira de Andorra, Anquetil podría sufrir algo muy grave. Eso lo superó Anquetil pero camino de Touluse a Poulidor le volvió a pasar una de las suyas. 

De repente dos radios de su rueda trasera se rompen y Magne le indica que aunque queda poco para meta tiene que cambiar la bicicleta. Loulou, el mecánico, le entrega la bici de recambio, Poulidor sube, pone un pie en el calapié y sin tiempo a poner el otro pie , Loulou lo impulsa con tanta fuerza que  lo manda directamente al suelo. 🙂 El pedalier se rompe !! Así que no queda otra opción que coger la bicicleta inicial y salir volando.

No sé exactamente como calificar este tipo de anécdotas, ¿desgracia?, ¿el destino?, ¿mala suerte?….. Tú, ¿cómo lo dirías?

Más información:

Video Poupou, Bahamontes, Amquetil y Jiménez (Tour 1964)

Mi reseña sobre un libro referente a Anquetil

Xavier Obis

Psicólogo, community manager, ciclista aficionado…

¡Me apasiona el ciclismo, la lectura, porqué no unirlo todo!

Colaborador en www.lescosesbones.com

¿Cuánto te ha gustado?
[Total: 2 Average: 3.5]