Uno de los capítulos del libro de Tim Krabbé , la catorceava etapa, que comenté aquí recientemente, fue uno de los que más me llamó la atención. Y seguramente lo hizo por que  no me esperaba que un cicloturista, un deportista, hiciera un alegato tan descaradamente justificativo del dopaje en el ciclismo.

Argumentos justificativos del dopaje

Con argumentos  como;

  • “Si todos se dopan, lo que muchos ciclistas niegan indignados, pero que el informe de la USADA y otros escándalos sugieren firmemente, ¿entonces no tienen todos las mismas posibilidades?, Si todos engañan, entonces nadie engaña”.
  • “Si un corredor tiene una tasa natural de hematocrito de  42 y otro de 48, se  puede decir que tiene una desventaja injusta (corregible con EPO). Si alguien tiene una capacidad respiratoria innata superior a la media, y eso lo consideramos justo, porqué no tenemos que aceptar que tenga una tasa de hematocrito superior.
  • “Nunca fui admirador de Armstrong, pero hizo lo que hacía todo el mundo, solo que a mayor escala, de manera más astuta, mejor….. el hecho de que ganase siete Tours con juego sucio no cambia nada el hecho de que los ganó de manera justa.. “

Admirado Tim, no me esperaba esto de ti. Cómo puedes recurrir a este tipo de argumentos para dar el visto bueno al uso de productos que aumentan artificialmente el rendimiento del deportista y además suponen, aún con el mejor de los seguimientos médicos, un riesgo para su salud.

Mis reflexiones sobre el dopaje

Pones como ejemplo de lo contraproducente que es prohibir el dopaje citando el caso de Ricardo Riccò (*) ” si el dopaje no hubiera estado prohibido, un enfermero titulado podría haberse encargado de esa transfusión sanguínea, en vez de tener que hacer él mismo esa chapuza que casi lo mata” . No es este el camino, el camino es que no debe de caerse en el error  de doparse, el camino es respetar las reglas.

Aceptar tu punto de vista seria aceptar que los ciclistas no son seres humanos, que no nos importa ni que toman, ni que sienten, ni que les pasa. Que son meros instrumentos comerciales al servicio del espectáculo. Que el ciclismo es como el F1, y que los ciclistas, como los coches, pueden manipularse sin importar si el motor se rompe, ya buscaremos otro. Eso no es lo que queremos.

No busco, ni quiero decir con esto, que el ciclismo profesional sea un deporte 100% “limpio”, como tampoco creo que lo sea, seguramente,  ningún otro deporte. En cuenta gotas aparecen de vez en cuando casos aislados. Pero de aquí a ofrecer una barra libre de química a los ciclistas para que la afición disfrute me parece o más bien me recuerda al circo romano, donde los gladiadores tenían que luchar entre sí para sobrevivir, y ¿qué iban a hacer si no?

Que no , Tim que no, por un ciclismo limpio quizás lo que tiene que hacerse es diseñar las pruebas a las capacidades del ser humano y hacerle ver a la afición que aquello que va encima de la bicicleta es un ser humano, que puede  fallar, que puede un día no estar bien, y no por eso ser peor.

Si lo lees hazme llegar tus opiniones.

Más información

(*) Ricardo Riccò :El 7 de febrero de 2011 fue ingresado en el hospital de Módena en estado crítico por culpa de una insuficiencia renal y una embolia pulmonar. El médico que lo atendió explicó que la causa habría sido “una autotransfusión de sangre que conservaba en la nevera de casa desde hacía 25 días.

Xavier Obis

Psicólogo, community manager, ciclista aficionado…

¡Me apasiona el ciclismo, la lectura, porqué no unirlo todo!

Colaborador en www.lescosesbones.com

¿Cuánto te ha gustado?
[Total: 1 Average: 4]