Para ganar una gran Vuelta, una carrera de una semana o incluso una carrera de un día hay que estar muy en forma, tener un buen equipo, una pizca de suerte, y amigos. O como mínimo evitar tener enemigos que  te den Puñaladas ciclistas.

Veamos un ejemplo práctico del por qué no es bueno tener gente rencorosa cerca de ti y  que te pueda hacerte perder, por ejemplo, un Giro.

El Giro de 1957.

Ese año de 1957 Louison Bobet estaba todavía en el cénit de su carrera profesional, tras haber ganador el Tour en 1953, 1954  y 1955, y la París-Roubaix en 1956. Su participación en el Tour de ese año no parecía del todo clara, Francia tenia un super equipo con Walkowiac, Darrigade, Baivin, Bergaud, Bouvet, Forestier, Mahé, Privat y Stabblinski, además de Anquetil, este último en su primer Tour y en pleno proceso de despegue hacía el éxito.

Louison Bobet decidió  hacer Giro y Tour, e intentar ganarlos como había hecho antes Coppi, pero viendo la dureza de la ronda Italiana y el hecho de que entre el final de la primera y el inicio de la segunda habían solo 3 semanas supeditó la decisión definitiva sobre su participación en el Tour a cómo se sintiera en el Giro.

Ese año el Giro arrancó el 18 de mayo y finalizó el 9 de junio, con un recorrido de 21 etapas y 3926 km. La lucha por la victoria se preveía entre Bobet,  el luxemburgues Gaul y el italiano Nencini, que acabaría ganando esa edición y el Tour en 1960.

Giro 1957. Puñaladas ciclistas

A la derecha Necini, a la derecha Baldini y detrás Gaul.

En la tercera jornada Bobet tiene el viento de cola, consigue la magglia rosa, aunque con eso no evita las constantes preguntas de los periodistas franceses sobre que hará respecto al Tour.  Cosa que hará dos jornadas después en la que anunció que no participaría ese año, dando paso a los jóvenes. Liberado de la presión mediática, Bobet va superando las etapas con mano firme hasta la quinceava , solo  Nino Defilippis es capaz de quitarles el liderato entre la octava y la duodécima jornadas.  En la jornada número 16 se empiezan a torcer las cosas para el francés, Gaul le quita el rosa en la ascensión a Campo dei Fiori y los tipossi “suben” a Nencini a empujones hasta la cima. Bobet pasa a la tercera posición.

Y aquí empieza lo bueno. Llega la jornada de descanso, en la que Gaul va diciendo que les sacará 5 minutos más a sus adversarios, y tras ella la dura etapa de Monte Bondone.

bobet i geminiani - Puñaladas ciclistasEn el trascurso de esta etapa del Monte Bandone, Gaul para a hacer sus necesidades y Bobet y Geminiani   lanzan un ataque, cien kilómetros a 45 km/h, Gaul se añade a un segundo grupo perseguidor y reduce la ventaja sustancialmente pero al llegar al Monte Badone se hunde y acaba cediendo ocho minutos. Adiós al Giro.

Puñaladas ciclistas

A dos jornadas para el final Nencini sigue de líder, con diecinueve segundos de ventaja sobre Bobet. Todo parece controlado pero el italiano picha en el descenso de la Dolomitas, Bobet, Geminiani se dan relevos y Baldini se mantiene al margen,   como buen italiano.  Momentos críticos, dramáticos para Nencini que descolgado empieza a ver como puede perder en Giro en la última etapa de montaña. Pero ahí aparece la puñalada, Gaul empieza a tirar con un deseo de venganza bien patente,  con Nencini, a su rueda . En el Passo Brocon Nencini consigue neutralizar la ventaja de Bobet y sentenciar el Giro, por un puñado de segundos.

Pero aún habiendo conseguido calmar su sed de sangre Gaul todavía le queda un poco de rencor para acercarse a Geminiani decirle “Si Bobet no tuviera niños, lo apuñalaria“.

Lo dicho, mejor no tener enemigos !!

Más información:

Wikipedia: El Giro 1957

Xavier Obis

Psicólogo, community manager, ciclista aficionado…

¡Me apasiona el ciclismo, la lectura, porqué no unirlo todo!

Colaborador en www.lescosesbones.com

¿Cuánto te ha gustado?
[Total: 0 Average: 0]