En la grandes carreras, pero también en muchas otras con menor presencia de público, de detecta muchas veces una alarmante falta de civismo, y de inteligencia también que acaba a menudo con el ciclista en el suelo.

La idea de escribir este post nace del relato que hace Charly Wegelius en su biografía El Gregario, y que reseñé en este blog. Estamos hablando de principios del siglo XXI, no de principios del XX, y cuenta Wegelius lo siguiente “Era difícil sentirse seguro en el sur de Italia, incluso cuando corría. La gente del sur se comportaba de un modo muy distinto a pie de carretera. Había millones de personas  (supongo que quería decir miles !), y les encantaba el Giro, pero no mostraban ningún respeto por los deportistas. Los niños saltaban delante de nosotros para gastarnos bromas y a veces soltaban a perros. En un ascenso, un espectador me robó las gafas de sol que llevaba puestas, y eso que no iba al final del pelotón, con toda la calma, sino que ¿estaba en las primeras posiciones!. Lo curioso es que eran graduadas…”

¿A quién, en su sano juicio, y supuestamente seguidor del ciclismo, se le puede ocurrir robarles las gafas a un ciclista? , ¿a quién que ame al Giro se le puede pasar por la cabeza soltar al perro?

Esta es una muestra de la falta de civismo en el ciclismo pero hay más, en el ciclismo profesional y en el amateur, en el masculino y el femenino, en el urbano y en la montaña. Vamos, que no se libra nadie !

¿Accidente o agresión?

Hace un par de años, en 2015, la ciclista Loren Rowney va directa a meta, a tope en pleno esprint y con opciones de ganar en el Tour de Drenthe.  Va agachada, manos sobre los cuernos y mirada entre fija adelante o a la rueda delantera, muy arrimada a las vallas que le han la protección deseada respecto al público que se apoya  sobre las mismas.

De repente el loco, el incívico, el tarado actua. Cuando Loren pasa por delante de donde está él situado, saca rápidamente el brazo, y empujando el manillar de la bicicleta con fuerza, desequilibra a la ciclista y la tira al suelo con resultado de fractura de clavícula.

Tuve que pasar el video varias veces a cámara lenta para verlo con claridad. Valóralo tu mismo/a.

Se puede ser más patoso!

Vayamos a otro caso, aquí quizás no es justo decir falta de civismo sino de inteligencia. También en una carrera de féminas, en México. En una carretera ancha, diría que se trata de una contrarreloj, la ciclista rodando fuerte y concentrada. El coche de asistencia ligeramente detrás para cubrir cualquier eventualidad que pueda surgir. ¿Cualquiera? , sí cualquiera que no sea la de un espectador que o bien con demasiadas ganas de animar o, como creo yo, queriendo hacer una foto de muy cerca, invada la calzada provocando el choque y caída de la ciclista.

Y esa manía de ponerse a correr junto a los corredores!

Esta es una acción que vemos muy a menudo en las grandes vueltas, sean el Tour, el Giro o la Vuelta. Es comprensible la alegría, tras quizás horas de espera, del aficionado al ver a su ciclista favorito. Es el momento de animar, para eso hemos esperado tanto tiempo, ¿no?,  pero ese órgano que tenemos sobre los hombros protegido por un hueso que se llama cráneo, no nos tiene que aconsejar que empezar a correr delante o al lado del o de los ciclistas, con lo cansados que van, con el riesgo de tropezar con algún otro espectador, es innecesario y además peligroso.

Aquí Froome se hartó de llevar al pesado de turno dando tumbos delante suyo y le dio un guantazo de advertencia!

Aficionados, ya sabéis, quietecitos, animando si parar pero sin poner en riego al pelotón.

También en la ciudad y en la montaña

Pero no solo entre profesionales, o amateurs que compiten a alto nivel hay gente incívica o que no piensa todo lo que debería. También en la ciudad y en la montaña los ciudadanos, aficionados a la bicicleta, como tu y yo, tenemos que soportar indeseables.

El caso que pasó en Zaragoza, un ciclista urbano que le recrimina a un motorista que circula por el carril bici. Parece, por la imágenes, que lo hace con educación. Pues bien, ¿cual es la genialidad del motorista?, adelantarlo, frenar de golpe,  tirarlo al suelo y huir. En este enlace puedes ver la imágenes.En la cuidad también hay locos

Pero en la montaña eso no va a pasar ¿no?, puedes caerte solo, vale, pero no encontrar a ningún incívico, asocial que quiera matarte, ¿verdad?. Pues te equivocas, también allí, incluso en mitad de la naturaleza, lleno de tranquilidad, ha llegado un loco para poner en medio de un descenso, y a la altura de tu cuello un alambre con espinos. En este enlace puedes ver la imágenes En la montaña también hay locos

Xavier Obis

Psicólogo, community manager, ciclista aficionado…

¡Me apasiona el ciclismo, la lectura, porqué no unirlo todo!

Colaborador en www.lescosesbones.com

Post en ciclismoylectura.com
El público el civismo y el ciclismo
Título
El público el civismo y el ciclismo
Descripción
El público el civismo y el ciclismo es un post para mostrar que a fin de cuentas en este deporte se refleja lo que es la sociedad.
Autor
Publicado por
Ciclismoylectura
Logo
logo 220x180 - El público el civismo y el ciclismo
¿Cuánto te ha gustado?
[Total: 0 Average: 0]