Un castigo, una maldición, eso debía pensar el intrépido corredor, cuando a principios del siglo XX, tenía que reparar su neumático en plena etapa. Fatigado, a pleno Sol, lloviendo, o quizás solo con la compañía de la Luna, el corredor tenía que iniciar un proceso lento y laborioso para volver a ponerse en marcha.

Eugène Christophe nos cuenta como reparar un neumático en 1903

Eugène Christophe

Eugène Christophe, nacido en Paris el año 1885 y fallecido en 1970, fue un corredor francés muy popular, no tanto por sus victorias si no más bien por su mala suerte. Pero esto ya lo contaré otro día.

En este post me centro en la increíble descripción de como reparó su neumático en 1903, prepárate para “sufrir.

No tengo neumático de repuesto, no tengo nada más que un vela, cerillas, un viejo cuchillo, disolvente, caucho para reparar la cámara de aire, tela para reparar la parte exterior del neumático y tres metros de cinta cuero, estrecha y resistente.

No necesito ni  hilo ni agujas por que nuestros neumáticos son de los que van enganchados, no cosidos.

La unión del neumático con la llanta se hace enganchando este con aquella. Ambos los he limpiado ya, quitando todos los restos de cola que habían. Para hacer esto uso un cuchillo, he calentado su lama y procedo con prudencia por que si está demasiado caliente el hilo y la disolución de caucho se queman  y si está demasiado frío no consigo quitar la cola enganchada. “

Atención ahora a lo que tiene que hacer Eugène para poder calentar el cuchillo que utiliza.

“Para calentar la lama del cuchillo, hago un agujero en el talud de la cuneta de la carretera, coloco la vela, al abrigo del viento. (Explica que uno se encarga de calentar la disolución  y el compañero que le ayuda de reparar)

Después de sellar el agujero de la cámara de aire, eso es tan fácil como ahora, tengo que pegar de nuevo el neumático.

La cosa se complica cuando tienes que utilizar rápidamente el neumático reparado (*). Cuando la disolución de caucho no ha tenido el tiempo necesario de secado la presión interior puede formar una hernia en el neumático y hacerlo explotar.

Los hermanos Michelin reparando un neumático.

Los hermanos Michelin reparando.

Para evitar esto lo que hacemos es montar el neumático ligeramente inflado en la llanta y lo atamos a esta por medio de tiras de 25 mm de ancho por 1, 50 m de longitud. Con esto conseguimos proteger el neumático recién reparado, aunque a costa de frenar menos. Ya hemos reparado el pinchazo”.

Teniendo en cuenta que podían llegar a reparar más de un pinchazo o  problema con el neumático al día, debía de ser a veces desesperante ver como perdías todo ese tiempo que quizás habías ganado subiendo.

Ahora, en el ciclismo profesional todo es más fácil, con levantar la mano el coche del equipo te trae y te cambia no el neumático si no la rueda entera!

(*) Es decir cuando estas en carrera. Ya sabes que en los tubulares actuales se recomienda incluso dejar reposar el pegamento un día).

Más información:

¿Quién fue Eugène Christophe?

El relato de Eugène Christophe aparece en la biografía de André Leducq ( Une fleur au guidon)

Un gran saludo ciclista.

Xavier Obis

Me apasiona el ciclismo, la lectura ¡ porqué no unirlo todo !

Colaborador en www.lescosesbones.com/blog

 

Post en ciclismoylectura.com
1903 Como reparar un neumático.
Título
1903 Como reparar un neumático.
Descripción
Cómo se reparaba un neumático de bicicleta en plena carrera y en el año 1903?. Eugène Christophe nos lo cuenta y te lo relato en ciclismoylectura.com
Autor
Publicado por
Ciclismoylectura
Logo
logo - 1903 Como reparar un neumático.
¿Cuánto te ha gustado?
[Total: 4 Average: 3.8]