Es curioso como en la vida pueden darse a veces coincidencias realmente muy interesantes. El ciclismo no es ajeno a esta posibilidad y leyendo, leyendo he encontrado dos curiosas coincidencias en hechos que les sucedieron a dos grandes ciclistas, Perico Delgado y Mariano Cañardo.

Los protagonistas de las mismas pertenecen a etapas del ciclismo muy dispares pero lo que les pasó no deja de tener al mismo tiempo una nota de humor y un punto trágico.

Aprendiendo, como hago cada vez que leo un libro, Sergi López-Egea en su Cuentos del pelotón, e Iván Vega en su El primer campeón, el mundo que vio Mariano Cañardo, relatan dos hechos que ahora os relaciono.

Primera coincidencia. El despiste.

Me remonto al año 1931. Mariano Cañardo se encuentra disputando la Vuelta al Levante. Está el día nublado en Burjassot, y un gran diluvio cae antes de la salida, Mariano Cañardo llega a la conclusión que la salida se demorará. Esto no pasa, y diez minutos después de la partida del pelotón aunque él no quería, sus ayudantes consiguen que suba a su bicicleta y salga a toda máquina.

Al final de la prueba llegaría cuarto a seis minutos del ganador.

Perico Delgado

Perico Delgado

Años más tarde,  julio de 1989, Perico Delgado espera su turno para partir en la contra reloj de la etapa prólogo del Tour de Francia. Es el último en salir, como vigente campeón, tras Sean Kelly. Este ultimo sale y todas las alarmas se disparan cuando nadie sabe donde está Perico. Pues bien, como es bien sabido, Perico había decido salir a calentar, pero no en la zona que habían definido desde la organización sino “un poco más allá”. Cuando por fin salió habían pasado ya dos minutos y cuarenta segundos.

Al final del Tour cedió tres minutos y trenta y cuatro segundos  respecto a Greg Lemond, el ganador de aquel año. Quién sabe si de no haber existido el despiste hubiera repetido victoria por segundo año consecutivo.

Segunda coincidencia. Los bidones.

Mariano Cañardo

Mariano Cañardo Foto: http://ciclismo.as.com/

Año 1931 Volta a Catalunya. Mariano Cañardo está luchando codo con codo con Salvador Cardona. Tras cinco etapas todo está en el aire, han ganado tres Cardona y dos Cañardo, que está a 52 segundos del primero. El hecho decisivo sucede en la sexta etapa, Terrassa-Manresa, Cañardo acepta un bidón de agua de un vehículo y es sancionado, de acuerdo con el artículo 8 del Reglamento, con 5 minutos.

Aunque en la última etapa Terrassa-Barcelona Cañardo va tope finaliza la Volta a cuatro minutos cuarenta y cinco de Cardona. ¿Qué hubiera pasado sin el “error” de Cañardo?

Año 1983 Tour de Francia. Pedro Delgado se encuentra tras la etapa del Alpe d’Huez a tan solo un  minuto y ocho segundos de Fignon. En la etapa siguiente, la dieciocho, de Bourg d’Oisans-Morzine-Avoriaz,  Delgado sufre una indigestión provocada por algún alimento en mal estado y en la ascensión a Colombiere ya nota que le faltan las fuerzas. En algún avituallamiento, un bidón con algo en mal estado o sencillamente que le sentó mal (por ejemplo un exceso de carbohidratos) le hizo perder las opciones en ese Tour.

¡Ay! dichoso bidones, tan necesarios y tan traidores!

En fin, curiosas coincidencias que me ha gustado comentar contigo. ¿Conoces alguna que quieras compartir?

Más información

Cronica de El Mundo Deportivo sobre la sanción de cinco minutos a Cañardo en la Volta de 1931

La indigestión de Perico Delgado en el Tour de 1983

Del 1 a 5 cuántas estrellas le das: 

Xavier Obis

Me apasiona el ciclismo, la lectura, porqué no unirlo todo!

Colaborador en www.lescosesbones.com/blog

¿Cuánto te ha gustado?
[Total: 0 Average: 0]