Introducción sobre los velódromos en Catalunya y por extensión del ciclismo

La historia del ciclismo en Catalunya viene de lejos. Es a partir del último cuarto del siglo XIX cuando podemos decir que este deporte arraiga en esta tierra y empieza a tener las primeras muestras de un incipiente apoyo popular y de una estructura organizativa a través de los diferentes clubes que se van formando.

El ciclismo entra en Cataluña procedente fundamentalmente de Inglaterra, Francia o Suiza, mediante catalanes o extranjeros que, por tareas diplomáticas o por trabajo, han estado en aquellos países, de la misma manera que pasaría también en otros deportes.

 

Maurice Garin 1903. Primer ganador del Tour Foto: http://www.letour.fr/

Maurice Garin 1903. Primer ganador del Tour
Foto: http://www.letour.fr/

En un inicio podemos decir que son las clases con mayor poder adquisitivo las que hasta la primera década del siglo XX introducen y practican deporte, ya partir de aquí, especialmente durante los años veinte y treinta, el resto de la sociedad se incorpora sea como practicante o como público de los espectáculos deportivos.

Es interesante ver el crecimiento durante los años veinte del pasado siglo del número de instalaciones deportivas, como lo son los velódromos que comentaremos, y cómo estas se llenan de una nueva figura, “el espectador-consumidor” de espectáculos.

No menos importante es el incremento exponencial de clubes, sociedades, asociaciones deportivas que se crean y trabajan intensamente en difundir el deporte y organizar carreras profesionales.

En Cataluña, donde hay muy arraigado el tejido asociativo, toda esta vorágine participativa y social, se refleja, en cuanto al ciclismo, en la creación de la primera entidad en Cataluña, el Club Velocipédico de Barcelona (1884), al que seguirá el Velo-Club, también en Barcelona. En el periodo 1888-1891 la mancha se extiende y se constituyen varios clubes en todo el Principado, el Velo Club en Reus, el Club Velocipedista en Tarragona, en Mataró se fusionan en 1893 el Club Mataroní de Velocípedes y El Pedal Mataroní, nacen el Club Velocipédic Sabadellenc en Sabadell, el Sport Figuerenc en Figueres, y también hay movimiento en Valls, Tortosa, Girona, Olot y Terrassa. En 1912 se fundó el Sport Ciclista Catalán, y aún hoy sigue funcionando.

revista El ciclista 1891 También encontramos en estos años veinte un hecho que no es otro que la aparición de periódicos y revistas específicamente dedicadas al deporte y la inclusión de esta temática en la prensa generalista. Quiere esto decir que cada vez era mayor la repercusión del deporte en la vida social.

La década de los años treinta se convierte en la de la consolidación del ciclismo como espectáculo, si bien su crecimiento como deporte popular se detiene por la falta de instalaciones. El ciclismo en pista era ya en aquellos momentos un fenómeno muy popular.

De hecho como veremos a continuación la mayoría de los velódromos se construyen entre 1890 y 1925, hay un resurgimiento en los años cuarenta y cincuenta en forma de instalaciones desmontables y a partir de ahí en cuenta gotas.

Publicidad

Los velódromos en Cataluña

En el ciclismo de finales del XIX, principios del XX, convivían el ciclismo en ruta y el ciclismo en pista.

Este segundo permitía lo comentado anteriormente referente a la figura emergente del espectador-consumidor en el deporte, al poder concentrar en un espacio concreto cientos de personas mientras que el ciclismo en ruta representaba además de la competición, el espíritu aventurero. En años posteriores veremos que la Volta a Catalunya toma una gran relevancia y se convierte en un verdadero fenómeno de masas.

En todo caso hay que tener muy presente cómo eran las bicicletas entonces, técnicamente poco desarrolladas, pesadas, con tubulares que pinchaban continuamente, etc, etc. Todo esto debía hacer más agradable y seguro rodar en velódromos.

La evolución

velódromo de Figueres ejemplo de velódromos en CatalunyaLes datos señalan al velódromo de Figueres como el primero que se construyó en Cataluña, en 1893. La primera vez que se habla de bicicleta en Figueres es el año 1871 y se dice que se han visto por las calles velocípedos “sin faros”. La proximidad con la frontera francesa y la llegada de franceses en bicicleta a la feria de Figueres debían revolucionar aquella sociedad. En 1889 se creó el Veloz Club Figuerense que organizó carreras de bicicletas por las ferias de 1890 y 1891 en la huerta d’en Macau. En aquellos terrenos, dos años más tarde, el Casino Sport Figuerenc construyó el velódromo, que se mantuvo hasta 1905.

Ese mismo 1893, en Barcelona se inauguró el primer velódromo barcelonés, el de la Bonanova. Situado entre el Turó Parc y la Vía Augusta de Barcelona, ​​tenía una pista de cemento de 400 metros de cuerda y una tribuna de 40 m de longitud y era, según las crónicas de la época, el mejor de Europa. Más información

Reus llegó a tener nueve velódromos. En 1896 entra en servicio impulsado por el Club Velocipedista de Reus, que permaneció en activo entre 1896 y 1910, y posteriormente el llamado de la Casa del Pueblo, construido en 1920 y muy popular hasta los años treinta.

Más tarde, en 1943 se construyó el llamado Velódromo Ciclos Cataluña que estuvo en servicio hasta 1949, fue muy popular y acogió diferentes pruebas de nivel.

Con la llegada del siglo XX se inauguró el velódromo de Sabadell. Lo construyó el Centro de Deportes Sabadell junto al campo de fútbol. Este velódromo estuvo operativo hasta el año 1936, y estaba situado donde ahora encontramos la plaza del Mestre Olivella.

Velódromo de Sabadell

Velódromo de Sabadell

Entre los años 1901 y 1910 en Barcelona se construyen diferentes instalaciones, algunas de ellas efímeras, vemos cuáles son.

En 1901 en la calle Aragón, entre Muntaner y Casanovas, hubo uno, gestionado por la Sociedad Anónima Velódromo. Cerró puertas en 1905. Más información.

En 1904 tenemos constancia de carreras en el velódromo de la Ciutadella. Este tenía dos rectas de unos 100 metros y dos virajes al final de cada recta con unos peraltes de 75 por ciento de altura, “siéndo los virajes algo más largos y menos altos de los del Parque, y construidos de madera” (Los deportes, 24 de septiembre)

En 1907 se edificó el velódromo de las Arenas, entre las calles Aragón y Valencia y entre Vilamarí y Llançà. Cerró en 1910. No corresponde este velódromo al que en los años cuarenta se instalaría en la plaza de toros de Las Arenas.

Durante el año 1908 consta la construcción de dos velódromos en el barrio de Sants, el primero llamado el “pequeño velódromo” que ocupó el espacio de la actual calle Rossend Arús y el otro llamado del Cubell, y que fue inaugurado el 1910) en la calle Sant Jordi. Este segundo cerró en 1925 y se derribó en 1931.

Velòdromo parc dels esports. Barcelona

Velòdromo parc dels esports. Barcelona

Y finalmente en 1909 el Velódromo del Parc de los Sports, (imagen superior) en el barrio del Eixample, entre las calles Muntaner y Casanovas a la altura de París. La prensa decía de él ” La pista es muy rápida, nunca se habían alcanzado hasta ahora en Barcelona las velocidad que consiguieron, Tanto Lehmann en bicicleta entrenada por una moto de 20 HP, como Baudelocque, que con super moto de 8 HP, alcanza un promedio de 102 Kilómetros a la hora, según Nuestros Cálculos ….. ” Más información

En 1911 se edificó una nueva instalación, en este caso en Lleida (velódromo llamado del Choperal).

En el trienio 1923-1926 constan en servicio los velódromos de Badalona (1923), de Sabadell (en la zona de la Cruz Alta y el llamado velódromo de Cal Balsach) que contó con asistencia incluso del rey Alfonso XIII y fue considerado el mejor velódromo de España del momento, durará hasta 1942, y finalmente uno nuevo en Sants en la calle Rolanda que cerró en 1932.

Con la guerra civil y toda la problemática que esta comportó debemos esperar hasta 1941 para ver la construcción del velódromo de Gracia, en el barrio del Guinardó y que cerró en 1964.

Velodromo de Tortosa

El año siguiente, en 1942, en Tortosa se empezó a rodar en su velódromo (más información), en el año 1943 en la activa ciudad de Reus, Reus Ciclos impulsa una nueva pista que vio su fin el año 1949. Y en 1946 fue Mataró quien construyó el suyo (Mataró ya había tenido un anterior velódromo a principios del s. XX).

Barcelona crece y cada vez es más difícil encontrar espacios no construidos en zonas bien comunicadas, por eso seguramente vemos como se aprovechan las plazas de toros en 1949 para instalar velódromos desmontables y más tarde, en 1951, se hace lo mismo en el Palacio de Deportes y en 1960 en el Camp Nou.

En el año 1959 en Igualada comienza a funcionar el velódromo llamado del Xipreret.

Y para terminar tenemos que hacer un gran salto, hasta 1984 en que el velódromo de Horta comienza a funcionar siendo utilizado como instalación en la celebración de las pruebas olímpicas de ciclismo en pista en los JJOO de 1992.

Y en la actualidad qué?

Pues ya entrado el siglo XXI, con más de 120 años desde la puesta en servicio del primer velódromo nos encontramos con seis instalaciones deportivas que permiten la práctica del ciclismo en pista.

Tradicionalmente, y es lógico, este tipo de instalaciones no se han utilizado únicamente para la práctica del ciclismo, sino que se han aprovechado para acoger otros deportes, como el tiro, el tenis y sobre todo el fútbol. Recordemos que el FC Barcelona jugó en el velódromo de la Bonanova sus primeros partidos.

Como os decía, en febrero de 2016 encontramos en funcionamiento los velódromos de Barcelona (Horta), Lleida, Mataró, Montroig, Tarragona y Tortosa.

Velódromo de Horta

Velòdromo de Horta

El de Lleida es un velódromo de cuerda de 250 m, con superficie de cemento y de titularidad municipal. El de Mataró, con una cuerda de 200 metros y como característica principal unos peraltes muy inclinados, también se gestionado por el Ayuntamiento. En Mont-roig del Camp encontramos un velódromo, José Florencio, también de titularidad municipal.

 

En el barrio de Camp Clar de Tarragona se encuentra el velódromo de este nombre, con una cuerda de 250 metros y que se espera pueda ser mejorado con motivo de la candidatura por el Juegos del Mediterráneo de Tarragona en 2.017.

Y finalmente el velódromo de Tortosa, gestionado por el ayuntamiento de la localidad.

Desafortunadamente la mayoría de ellos hay problemas, en Mataró, Tarragona y Tortosa se crearon plataformas de apoyo exigiendo en algún caso mejoras y en otros contra proyectos de demolición. Todo ello una muestra de cómo se encuentra el ciclismo en Cataluña, con figuras destacadas, muchos cicloturistas y poca base debido a las muchas dificultades y falta de infraestructuras destinadas a facilitar la práctica de este deporte.

Publicidad

Xavier Obis

Me apasiona el ciclismo, la lectura, porqué no unirlo todo!

Colaborador en www.lescosesbones.com/blog

Más información:

Encontrarás más información, como complemento de los enlaces a las diferentes páginas relacionadas desde el texto en las siguientes fuentes:

Enciclopedia catalana

Historia del ciclismo en Cataluña (wikipedia)

Archivo fotográfico de Barcelona

Memoria de Sants

ARCA (archivo de revistas catalanas antiguas)

Barcelofilia

BarcelonaSportiva

El Cuaderno de Joan Seguidor

Post en ciclismoylectura.com
Los velodromos en Catalunya
Título
Los velodromos en Catalunya
Descripción
Los velódromos en Catalunya son pieza clave para entender el ciclismo. Te explico su importancia deportiva y social, su historia y su presente. Léelo.
Autor
Publicado por
Xavier Obis Ciclismoylectura
Logo
logo - Los velódromos en Catalunya. Historia y presente.
¿Cuánto te ha gustado?
[Total: 1 Average: 5]