Ferdy Kübler

Hay ciclistas con talento, ciclistas con mala suerte, con carisma, fuera de serie …. y los hay, como Ferdy Kübler, que forman parte del grupo de los “locos”, en el buen sentido de la palabra.

Ferdy Kübler en ciclismoylectura.comFerdinand Kübler es conocido como un tipo atípico, un icono del ciclismo de la postguerra.  Entró en el mundo del Tour con 27 años, en la edición de 1947, y disputó un total de 5, aunque sólo finalizó dos. Y de estas dos se coronó en una.

Sus apodos nos dan un poco una idea de su caràcter agresivo, alocado, impulsivo, irracional a veces. Primero fue conocido como El loco pedaleador, su primer apodo , después el hombre caballo y, más tarde, el águila de Adliswil. 

 

Kübler era un hombre de todo o nada, Continue reading

Esos aventureros. Los touristes-routiers

El Tour no siempre ha sido como ahora, territorio profesional al 100%, equipos con presupuestos millonarios, corredores especializados a tope, asistencia mecánica y médica al momento, y muchos más privilegios.

Hubo un tiempo en que el pelotón de la Grande Boucle estaba compuesto por profesionales y por los otros. Estos otros eran llamados los touristes-routiers o también los isolés (los aislados, los solitarios).

¿Cómo era la vida de estos touristes-routiers?

En primer lugar, es curioso un nombre así en una competición deportiva, ¿no crees?. Continue reading

André Leducq biografía de un campeón

Une fleur au guidon, que traducido sería algo así como Una flor en el manillar, nos cuenta la vida de André Leducq. Y quién fue André Leducq te preguntarás quizás, del mismo modo que yo lo hice.

André LeducqEl protagonista

André Leducq nace en Saint-Ouest el 27 de febrero de 1904. En 1924 se proclama ganador del campeonato del mundo en ruta amateur,  en  1928 gana la Paris-Robaix y  en 1931 de la Paris-Tours. Y como punto álgido de su carrera fue ganador del Tour de Francia los años 1930 y 1932. Conocido con Dédé, es una persona toda simpatía y alegría, siempre de buen humor y positivismo. Como ciclista buen rodador, mediocre escalador pero excelente en los descensos.

La obra

Portada del libro.

Portada del libro.

Escrita en primera persona, emplea un estilo muy próximo y familiar. Continue reading

La ruta de los tres colores

Ayer martes aproveché el buen tiempo para hacer una ruta que ya antes me había planteado. Queríamos ir a la playa con la familia así que dije, “pues yo bajo en bici desde Sant Pau de Segúries hasta Sant Pere Pescador y nos vemos allí”.

Mi esposa me dijo, “vale”, supongo que en parte para hacerme callar, y a las 7:30 ya salía dirección a la playa.

Ruta de Sant Pau de Segúries a Sant Pere Pescador.

Ruta de Sant Pau de Segúries a Sant Pere Pescador.

La altimetría, como verás continuación en la imagen, es del todo ideal para poder realizar los 85 km que tiene la ruta a buena velocidad (yo a hice a 30 km/h de media, y créeme no es mi media habitual 🙂 )  Continue reading

El Papiol – Donostia. Cuarta etapa.

Bueno, tras cuatro días de intenso pedaleo el objetivo de llegar a Donostia se ha conseguido.

Ruta

Ruta

Por la distancia realizada hoy, 125 km, podría pensarse que era la cenicienta de la etapas, pero no lo ha sido. ¿Los motivos?, pues seguro que son varios, analicémoslos :

  • la intención era salir de Pamplona a las 8 de la mañana. Conocíamos la previsión de posibles lluvias tanto en el origen como en el destino final por la tarde, y ciertamente los meteorólogos lo han acertado de pleno. En el momento previsto de la salida llovía de forma notable, con lo cual hemos tenido que retrasar los primeros pedaleos hasta media hora más tarde. En ruta ha ido lloviendo intermitentemente pero sin intensidad, suavemente, y el quita y pon de chubasqueros era frecuente. Y al llegar más o menos a media subida al monte Igedo por Orio entonces sí que se ha puesto a llover de verdad, pero como os explicaré a continuación no era momento de poner pie a tierra.
  • Otro motivo es el desnivel de la etapa, de casi 1900 metros, y que unido al esfuerzo acumulado en las anteriores tres etapas pues ya hacían mella en todos nosotros.
  • Y el tercer motivo es el poco “celebro” que tenemos los ciclistas cuando vamos en grupo. Como si no hubieran más cosas en que pensar alguien propuso hacer una cronoescalada al monte Igeldo, de forma que los aproximadamente 8 kilómetros de subida decidieran al “ganador”. Pues bien, ya nos ves a los 22 compañeros, en la rotonda que hay al pie de la carretera de Orio a Donostia, empezando a bajar piñones y encarando la subida como si nos persiguiera el mismo Diablo. Aquello fue un sálvese quien pueda. Ese es el motivo por el que os comentaba antes que, aunque cayeran chuzos de punta, no se podía poner pie en tierra ni ponerse el chubasquero.

Continue reading

« Older posts